*La FGJEM continúa investigando bodegas en Toluca por presunta extorsión y delitos contra el consumo

REDACCIÓN.

TOLUCA, Méx.- La Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM) ha revelado hallazgos preocupantes tras la investigación de dos bodegas de venta y distribución de pollo en el municipio de Toluca.

El pasado 27 de marzo, estas instalaciones fueron aseguradas por su presunta implicación en actividades ilícitas de extorsión y delitos relacionados con el consumo del pollo.

Según informes periciales realizados a la mercancía incautada, se detectó la presencia de poliacrilamida, carboxilo modificado, alto contenido de carboxilo, tartrato de sodio y potasio, sustancias que, según expertos, aumentan significativamente el riesgo de desarrollar cáncer.

Esta revelación establece que los alimentos asegurados no son aptos para el consumo humano, generando una alerta sanitaria en la región.

Ante esta situación, la Fiscalía mexiquense ha solicitado la intervención de las autoridades sanitarias del Estado de México para tomar medidas inmediatas.

Además, continúa con las investigaciones correspondientes con el apoyo de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA), Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana federal (SSPC), a través de la Comisión Nacional Antihomicidio (CONAHO), Guardia Nacional (GN) y Secretaría de Seguridad del Estado de México (SSEM).

Estos hallazgos resaltan la importancia de la vigilancia constante y la coordinación entre diversas entidades para garantizar la seguridad alimentaria y la protección de los consumidores ante posibles riesgos para la salud pública.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *